DENUNCIAMOS AL MUNDO EL SABOTAJE ELÉCTRICO EN VENEZUELA

Las más de 80 organizaciones agrupadas en la RED Europea de Solidaridad con la Revolución Bolivariana, queremos sumarnos a la denuncia mundial contra el sabotaje del sistema eléctrico en Venezuela que desde la tarde del 7 de marzo afecta a la población venezolana. Un ataque cibernético de alta tecnología produjo fallas en el sistema computarizado de la Central Hidroeléctrica del Guri, que abastece a más del 70% del país.

 

De nuevo, se toman medidas y acciones criminales que buscan afectar directamente al pueblo venezolano para continuar generando malestar. Lo que es inaudito, es ver cómo voceros de los Estados Unidos y de la oposición venezolana, a través de las redes sociales, se jactan de la situación cuando estamos viendo que vulnera derechos fundamentales de la población venezolana.

 

Las ansias de estos grupos por lograr el control y el poder en Venezuela (derrocar un Gobierno constitucional elegido por voluntad popular democráticamente) está llevando al extremo las acciones despiadadas y terroristas contra un pueblo. Como no lograron sus objetivos buscan otras vías… (más sanciones, bloqueo financiero, multas millonarias al Estado venezolano, sabotaje eléctrico, entre otras). Europa no puede permanecer callada ante esto. BASTA. Los pueblos de Europa debemos reaccionar más. Estamos haciendo un esfuerzo pero el pueblo venezolano nos necesita ante tanta indolencia. ¡DENUNCIEMOS LA AGRESIÓN IMPERIALISTA!

 

Volvemos hacer un llamado a los países que conforman la Unión Europea que no pueden seguir permitiendo esto. No pueden doblegarse a los intereses del Imperio. Se están vulnerando los derechos básicos de un pueblo. Cuando asumieron sus competencias, asumieron unos principios y se deben a ellos. Exigimos que se respeten los principios, el Derecho Internacional y la Carta de Naciones Unidas.

 

Finalmente, nos ponemos del lado de ese pueblo venezolano que resiste, ante la agresión imperial, mantiene la calma y está dando muestras de un civismo ejemplar. Sabemos que, de nuevo, el pueblo bolivariano volverá a vencer estos obstáculos en Paz. Queremos decirle, otra vez: ¡VENEZUELA NO ESTÁ SOLA!.

 

 

Bruselas, 10 de marzo de 2019